Make your own free website on Tripod.com

Testimonios sobre la Guerra de Malvinas

Testimonio del Veterano Saúl Benítez

"...Mis compañeros durante el conflicto de Malvinas, fueron Sánchez y Maciel, entre otros. No recuerdo exactamente que día llegué a Malvinas, si recuerdo cuando en nuestro Regimiento el Jefe de Compañía nos dijo que íbamos a las Islas Malvinas.

Recuerdo cuando nos llevaron a la Sala de Armas y nos dieron el equipo de combate, luego esperamos un día hasta que llegaron los camiones que nos llevarían al ferrocarril. En tren fuimos hasta Entre Ríos, de ahí en avión hasta Comodoro Rivadavia, allí estuvimos dos o tres días hasta que nos llevaron a Malvinas.

En Puerto Argentino, estuvimos aproximadamente veinte días, luego nos trasladaron a Puerto Howard, Allí los ingleses nos bombardeaban desde los barcos, los bombardeos comenzaban a eso de la una o dos de la mañana y finalizaban al amanecer.

En una oportunidad estando de patrulla, comenzaron a bombardear donde estábamos nosotros, como no teníamos posiciones no sabíamos donde meternos. También recuerdo los bombardeos a nuestras posiciones... estando en los pozos de zorro, las esquirlas alcanzaron a algunos de nuestros compañeros, entre ellos a los soldados Sánchez y Cavallero, ellos perdieron la vida en esos bombardeos. A ellos y a otros más los enterrábamos en cementerio que habíamos improvisado.

Mi Jefe de Compañía era MASIRI, algunas veces nos hacían "ranear" mucho (ejecutar movimientos vivos), me acuerdo que el SUB TENIENTE MENENDEZ (hijo del GENERAL MARIO BENJAMIN MENENDEZ) hacía estaquear * a los soldados, aplicaban esa sanción a quienes íbamos a buscar comida a la basura, nosotros lo hacíamos por el hambre que teníamos, como no había que comer, tratábamos de buscarla en cualquier lado; a veces cuando nos veía él, nos hacía estaquear por los suboficiales.

No recuerdo exactamente cuanto tiempo los tenía estaqueados, pero debían ser ocho horas. No importaba que el frío o que estuviera nevando, a los estaqueados no les ponían poncho, por eso la nieve les caía encima.

Al soldado, cuando lo sacaban de la estaqueada lo sacaban medio duro... a punto de morir, ahí recién lo sacaban, después le costaba mucho recuperarse. A mí no me llegaron a estaquear, pero yo veía como a mis compañeros los estaqueaban, yo también buscaba comida en la basura , pero no me vieron, tuve suerte que a mí no me tocó, yo tenía lástima de mis compañeros que estaban pasando por eso..."